EMPRENDEDORES Y PYMES

JUAN CURUTCHET
“Escenario Pyme 2016”

Fecha Publicación: 05/10/2015  13:43 


“Esperamos que renazcan las pymes agropecuarias y agroindustrial”dijo Juan Curutchet



El vicepresidente del Banco Ciudad sostuvo que hay que avanzar en la profesionalización de las pymes y tiene una mirada optimismo sobre el futuro.






Previo a la realización de “Escenario Pyme 2016”, el próximo martes 6 de octubre, Juan Curutchet, vicepresidente del Banco Ciudad, entidad promotora del encuentro, analizó las perspectivas y la realidad del sector pyme.

El directivo señaló que las proyecciones para el año próximo son positivas porque hay empresas que están postergando sus inversiones a la espera de cambios de contexto. “Habrá un rebote importante”, dijo Curutchet, quien espera un crecimiento de las pymes agropecuarias, agroindustriales y del sector del conocimiento. De la misma manera, observó que la principal dificultad del segmento pasa por aumentar sus niveles de profesionalización y formalidad.

A su vez, abogó por un “tratamiento impositivo más favorable a la inversión”, por estabilidad en las reglas de juego y por mayores incentivos para los empresarios.



- ¿Cuál es el principal objetivo del foro “Escenario Pyme 2016”?

- El Banco Ciudad tiene como mandato en su carta orgánica atender a las pymes. Rogelio Frigerio, presidente del banco, quiso darle mayor preponderancia a este sector. Somos un banco que recientemente empieza a poner el foco en las pymes. Entonces, trabajar en difusión y capacitación, en especial a través del Instituto PyME, es para nosotros muy importante. Hoy damos formación en diferentes temas, como contables, jurídicos, de gestión, y después está por el carril comercial de la asistencia crediticia. La visión del directorio es que falta mucho para que nos identifiquen como un banco fuerte en el segmento pymes. Hoy estamos presentes pero queremos crecer en este segmento. Escenario Pyme se inscribe en esta lógica.



- ¿Qué rol juega, en este sentido, el Instituto PyME puntualmente?

- Desde ese lugar generamos capacitaciones y damos herramientas de gestión. Hablamos en términos generales, pero cada pyme es un mundo. Se hacen cursos semanalmente y hay convenios con universidades. También hay programas ejecutivos y varios cursos en el año, en diferentes sedes, incluso en las universidades. Otros ejes son los desayunos de coyuntura y la presencia en seminarios y foros.



- ¿Cómo analiza el actual contexto económico para las iniciativas de las pymes?

- El contexto de Argentina es bastante hostil al empresario en general. Y el empresario pyme en particular tiene menos espalda. Es hostil porque se cambian las reglas de juego a menudo. Además no tenemos una moneda nacional fuerte. El empresario se lanza al negocio con una idea y a los tres años el escenario es distinto. Por ejemplo, el valor de dólar. Se hace un plan de negocios con el dólar en un nivel y después se atrasa o se aprecia. Eso genera desvíos grandes. También cambia la estructura tributaria o hasta laboral. Necesitamos reglas más estables.



- ¿Qué medidas considera que habría que impulsar para favorecer el crecimiento del sector?

- Un tratamiento impositivo más favorable a la inversión y también que el mercado de capitales gane profundidad, para que así se pueda acceder a créditos a largo plazo. Hoy el empresario argentino tiene una gran desventaja que es el costo del acceso al capital. El empresario gerencia una articulación de capital y trabajo. Si el factor capital es caro está en desventaja ante empresarios de China, Chile, Brasil, Uruguay. Hay generar ventajas impositivas, reducir cargas sociales a las empresas que generan nuevos empleos, como hubo hace años atrás. Al empresario pyme le sirven herramientas que le permitan regularizar situaciones. El estado tiene que dar esos incentivos. Se necesita un tipo de cambio unificado y una moneda más estable, con inflación baja. Que no sea imprescindible sostener a una persona que conozca los pasillos de la Secretaría de Comercio para que discuta cuotas, cupos, control de precios, etcétera. ¿Cuánto tiempo se dedica a cosas que no agregan valor? Debería ser más importante el producto y los costos que abrir un picaporte.



- ¿Qué dificultades propias del segmento observa en las pymes?

- La cultura latina identifica a empresarios y empresas. El empresario tiene todo en la cabeza. La empresa es él mismo y aunque se profesionalise, siempre decide él. Arranca con poca estructura y tiene que hacer todo: aduana, marketing, conflictos laborales, etcétera. Desde el lado de los bancos, a veces las pymes vienen flojas de papeles. Hay que avanzar en un círculo virtuoso de crecimiento, de profesionalización y mayor grado de formalización. Quien se va a preparar para un crédito importante tiene que preparar los balances anteriores. Es común que un empresario pida una reunión sin tener cerrado el balance.



- ¿Esto es cultural?

- En algunos sectores hay un grado de informalidad importante. Asimismo, ocurre que la pyme tiene menos resto. A veces tiene dudas en cómo se refleja un balance. Una empresa grande cuenta con auditores, criterios, reglas prefijadas, etcétera. El pyme va aprendiendo sobre la marcha y hace lo que puede, con dudas legítimas. Tiene que plasmar en determinada fecha del año -y bajo normas contables- un contexto muchas veces caótico.



- ¿Qué escenario observan para el año próximo respecto a las pymes?

- Hay notoria inversión rezagada por lo difícil del contexto. Desde un consumidor que postergó la compra de su auto porque subieron los precios, hasta un empresario que podía aumentar la producción pero desensilló hasta que aclare. El potencial de rebote que vemos es importante. También esperamos que sea el renacer de las pymes de perfil agropecuario y agroindustrial. De la misma manera, creemos que crecerán las pymes del sector de conocimiento.



- En este contexto, ¿existen líneas de créditos hipotecarios a largo plazo?

- Hay una decisión política de dar créditos a largo plazo. Nuestra naturaleza de banco público hace que tengamos depósitos más estables que un plazo fijo a treinta días. Los estados tardan en gastarse la plata, se va ejecutando en presupuestos anuales, entonces no sufrimos tanto una posible corrida. Hay una masa de recursos estables que nos permite dar préstamos a largo plazo. El fondeo de privados es diferente, depende más de empresas e individuos. Por otro lado, en los últimos años fue más rentable dar préstamos personales que hipotecarios.



- ¿Y a qué se debe la decisión de mantenerlos aún a baja rentabilidad?

- Decidimos mantener el foco en hipotecarios, resignando rentabilidad, algo que un banco privado no puede hacer. Desde hace un año y medio, después de la suba de las tasas de interés tras la devaluación, hace que el hipotecario sea a pérdida, por el costo marginal de fondeo al 27%. Seguimos colocando porque tenemos el costo de fondeo algo más bajo y porque creemos que esto se va a revertir. Recuperar un segmento del que te fuiste es difícil, por eso preferimos tener un año no tan próspero pero mantenernos en el negocio.



- Respecto a Escenario Pyme, ¿a quiénes está dirigido?

- A los empresarios que sienten que tienen más para ofrecer, que quieren prepararse para un nuevo escenario y estar primeros en la línea de largada.


 5 de Octubre de 2015.(TiempoPyme)

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

REVISTAS ONLINE BANNER


Seguinos en twitter


tiempopyme.com
E-mail:tiempopyme@tiempopyme.com.ar
Capital Federal - Buenos Aires
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

Copyright ©2018 todos los derechos reservados Diseño Web Grandi y Asociados Diseño sitios WEB Grandi y Asociados