23.8 C
Capital

¿Y para cuándo el capital de trabajo y las inversiones a largo plazo?

¿Cuáles son las medidas concretas que el gobierno nacional adoptará con relación a las PyMES y los temas planteados? Los enunciados ya están. Vamos a los hechos.

Si las pequeñas y medianas empresas son las principales generadores de trabajo en todo el mundo, en la Argentina no son la excepción. Cada país tiene su propia política para el desarrollo de ese sector multiplicador del trabajo que aporta un sinfín de oportunidades laborales que sostiene la dinámica ocupacional de cualquier sociedad y se convierte en la más contundente fuente de ocupación laboral.

En nuestro país existe una Sub Secretaría específica que está encargada de atender todos los asuntos de ese subsector del empresariado nacional. Si el lector se detiene un momento en leer las misiones loables que se propone ese organismo oficial, encontrará una declaración de buenas intenciones. Una verdadera enunciación de principios que de por sí representan una preocupación del Estado y debería proporcionar una efectiva atención:

“La Subsecretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y Desarrollo Regional tiene como función diseñar, implementar y supervisar políticas públicas con el objetivo de impulsar el desarrollo de las MiPyMes, a fin de avanzar hacia la integración de la estructura productiva de todas las regiones de la Argentina”. “Nos proponemos favorecer la recuperación del tejido productivo regional, la promoción del desarrollo sectorial a travís de cadenas de valor, la creación de nuevas empresas y la generación de más y mejor empleo”. “Para ello, disponemos de diversas herramientas adaptadas a cada necesidad: asistencia financiera según tamaño de empresa, apoyo a la capacitación y asistencia tícnica, e instrumentos de promoción de exportaciones”

Ahora bien, conectemos esos enunciados con la realidad cotidiana. Las empresas pequeñas y medianas gozan de algún beneficio en las negociaciones laborales corporativas, en el logro del crídito bancario, en el tratamiento fiscal, etc. Siempre han sido una buena materia de discurso político. ¿Pero han pasado de ahí todos los intentos?

Cuando uno entra en la página web de ese organismo oficial se encuentra con una sección que se titula “estadísticas” y con sorpresa no encontrará datos que lo orienten. Lo que ahí encontrara es la descripción de encuesta y como inicio se lee: “El relevamiento de empresas denominado MAPA PyME, es una iniciativa que lleva adelante la Subsecretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y Desarrollo Regional (SEPYME) del Ministerio de Economía y Producción de la Nación, a travís de un Proyecto PNUD, con el fin de disponer de información cualitativa y cuantitativa dinámica del sector de las pequeñas y medianas empresas”.

El verbo es relevar. No es financiar, apoyar, colaborar, cooperar, etc. Es evidente que cada funcionario que se hace cargo de una tarea importante se siente el fundador de la misma, pero antes quiere saber de que se trata, por eso hace un relevamiento. El anterior no sirve o no se hizo. Yo me imaginaba un resumen de series estadísticas, volúmenes de producción, cantidad de personal ocupado, etc. y me encontrí que con la intención de mostrar como el gobierno debe buscar información cualitativa y cuantitativa dinámica del sector de las medianas empresas para establecer políticas futuras. Ya que no había datos y como en los negocios el dinero es el dinero, dirigí mi búsqueda a las fuentes de financiación. Las que en teoría pareciera que maneja la DINAF.

“La Dirección Nacional de Asistencia Financiera (DINAF) elabora propuestas y ejecuta programas destinados a facilitar a las micro, pequeñas y medianas empresas el acceso al financiamiento. Actualmente ejecuta distintos programas que, a su vez, responden a distintas necesidades de financiación de Pymes y microempresas, tales como el Rígimen de Bonificación de Tasas de interís, FONAPyME (Fondo Nacional de Desarrollo para la MiPyME, FOMICRO, SGR (Sociedades de Garantía Recíproca) y FOGAPyME (Fondo de Garantía para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa).”

Hasta ahí lo oficial. Siempre reivindicando el espíritu fundacional que por su puesto requiere de la intermediación onerosa de asesores, consultores y gestores, cuando no de punteros políticos. Según la página web existen varios tipos fondos: “El Fondo Nacional de Desarrollo para la MiPyME (FONAPyME) tiene por objeto realizar aportes de capital y brindar financiamiento a mediano y largo plazo. El Programa Global de Crídito de la Subsecretaría cuenta con dos líneas de crídito para MIPyMES cuya facturación anual no exceda el equivalente en pesos a U$D 20 millones. Los críditos de esta línea son en pesos y a tasa fija de un dígito, con un plazo de 3 (tres) a 10 (diez) años. El límite máximo de los críditos es de U$S 1 (un) millón para las micro y pequeñas empresas, y de U$S 3 (tres) millones para las medianas.”

“La línea en dólares comprende prístamos para capital de trabajo, prefinanciación y financiación de exportaciones y adquisición de bienes de capital. El plazo máximo de devolución es de 12 (doce) meses, en el caso de financiación de capital de trabajo, y de 7 (siete) años con hasta 3 (tres) años de gracia para el pago del capital, en el caso la adquisición de bienes de capital (a consideración del análisis de las Entidades Financieras). Los críditos son en dólares y a tasa fija, siendo el límite máximo de los mismos de U$S 1 (un) millón para las micro y pequeñas empresas, y de U$S 3 (tres) millones.”

“Las garantías las proporcionan las Sociedades de Garantías Recíprocas (SGR), cuyo objeto es facilitar el acceso al crídito a travís del otorgamiento de garantías ante cualquier obligación asumida por micro, pequeñas o medianas empresas.

Al observar tantas generalizaciones decidí consultar páginas de organizaciones privadas que se vincularan a la provisión de financiamiento de las empresas como en cualquier país en donde el capital privado tiene relevancia y tiene participación efectiva en la formación del capital empresario.

Podría haber optado por alguna organización de bancos u organización empresaria. Pero optí por la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

Revisando el número 49 de enero de 2008 de la Revista “La Bolsa Hoy” encontrí un artículo que se titula: Escenario PyME 2008, Los límites del financiamiento y como bajada leo: “Las pequeñas y medianas empresas están llamadas a protagonizar el crecimiento sustentable de la economía nacional. Sin embargo, necesitan acudir al mercado de capitales para superar sus restricciones financieras” .

Sin hacer consideración alguna sobre ese comentario pasemos a presentar los fríos números que reflejan esa realidad. El Gerente de desarrollo de Mercado de Capitales expresa:

704 firmas que negociaron sus cheques de pago diferido en compañía de 19 sociedades de garantía recíproca autorizadas por la Bolsa de Comercio.

“Tenemos todo por hacer, aclara Claudio Zuchovicki”…”Hoy cumplimos con una función muy clara, de financiamiento a corto plazo (un año en promedio); la actividad pendiente es trasladar este desarrollo al largo plazo (cuatro, cinco y hasta diez años). A veces las PyMES pagan tasas de interís mucho mayores que las empresas de gran tamaño. Hay des-intermediación onerosa en lugar de intermediación beneficiosa.

Por otra parte en otro informe de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires nos dice que durante el año 2007 el volumen de financiamiento total de las PyMES fue de U$S 387.208.409, contra U$S 258.285.241 del año 2006. Y desde la creación del Departamento PyMES de la BCRA el monto total de financiamiento rondó una suma cercana a los U$S 840.000.000, aunque este año se espera un aumento de los montos negociados.

Como se puede observar, una institución privada aporta más información que una entidad pública y muestra cuantitativamente la evolución del financiamiento de las PyMES, de las cuales tanto se habla y desde el Estado poco se hace, quedando la responsabilidad en manos privadas, que con sus limitaciones y la natural desconfianza que generan los repentinos cambios de políticas económicas, monetarias, cambiarias y fiscales; no estimulan al ahorrista y al receptor de los fondos a desarrollar confianza en los mercados que al margen de sus imperfecciones, suelen ser más efectivos que las declaraciones de principios oficiales. Por lo menos en nuestro país.

Queda por preguntar: ¿Cuáles son las medidas concretas que el gobierno nacional adoptará con relación a las PyMES y los temas planteados? Los enunciados ya están. Vamos a los hechos.

#

#

Related Articles

La Cámara de Centros de Inspección Vehicular (CCVI) cumplió 30 años salvando vidas

Tanto el Convenio Marco, como la Resolución 417/92 de la STN que aprueba el REGLAMENTO PARA LA INSPECCION TECNICA DE LOS VEHICULOS DE TRANSPORTE...

Revista Tiempo Orgánico – Nº 47

Open publication - Free publishing

Stay Connected

22,046FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -

Latest Articles

La Cámara de Centros de Inspección Vehicular (CCVI) cumplió 30 años salvando vidas

Tanto el Convenio Marco, como la Resolución 417/92 de la STN que aprueba el REGLAMENTO PARA LA INSPECCION TECNICA DE LOS VEHICULOS DE TRANSPORTE...

Revista Tiempo Orgánico – Nº 47

Open publication - Free publishing