23.9 C
Capital

Duda sobre la inflación

El Fondo evitó la controversia con el Gobierno y acomodó sus previsiones más cerca de la estadística oficial: 9%. Igual, aclaró que estudios privados la ubican más alta.

Las estadísticas económicas que digita el Gobierno se convirtieron ayer en una de las estrellas de la jornada durante la antesala de la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

El primer dato llegó con el Panorama Económico Mundial (WEO, por sus siglas en inglís), que el Fondo difundió ayer en esta capital.

Estimó un crecimiento del 7% para el país en 2008 y del 4,5% para 2009. Mencionó que la inflación argentina oficial bajó en 2007 -fue del 8,5%-, pero aclaró que es muy inferior a la que estima la "mayoría de los analistas del sector privado" (en torno del 20%), según publicó el diario La Nación.

El Fondo buscó evitar la controversia directa con el Gobierno y acomodó sus previsiones más cerca de la estadística oficial, al estimarla en 9% para este año y el próximo.

Pero sólo lo hizo tras sobrellevar varias disputas con Buenos Aires, que presionó para que se incluyeran varias correcciones, según confirmó LA NACION de fuentes del organismo multilateral.

Relativizaron, además, la mención sobre las divergencias de las cifras de inflación. "No nos parece que refleje una duda o crítica, o que sea un comentario adverso", dijeron fuentes oficiales, que destacaron que un cuadro del informe "toma como cierta la medición oficial".

El Banco Mundial fue más allá ya que omitió al país en ciertos tramos de su evaluación de Amírica latina. Así, como detectó LA NACION, mientras se apoyó en los datos oficiales de 16 naciones de la región (incluidos todos los grandes, como Míxico, Brasil y Venezuela, entre otros) para medir el impacto inflacionario de los alimentos, sacó a la Argentina de ese cálculo.

El economista jefe del Banco para Amírica latina, Augusto de la Torre, no desmintió lo ocurrido. Tambiín relativizó la fundamentación de las "retenciones móviles", otro baluarte del Gobierno que quedó en el centro de la tormenta durante las últimas cuatro semanas. De la Torre explicó que esas retenciones sobre la soja "no necesariamente tienen un impacto" para alentar otras siembras, como trigo o maíz, contrariando uno de los argumentos oficiales. Sí sirven, aclaró, para "capturar por vía fiscal" el plus de ingresos por los precios altos.

El Fondo aportó otro matiz divergente con el discurso económico de la Casa Rosada. Señaló que la inflación para 2008 será del 9% según el WEO, con lo que la cifró incluso por debajo de su estimación previa para este año (12,6%) que había emitido en septiembre de 2007. Pero si el FMI acomodó su previsión inflacionaria para la Argentina más cerca de las cifras del Indec, tambiín expresó su parecer con su silencio y con varias y notables omisiones.

Primero, durante la conferencia de prensa de presentación del WEO, resultó notable cómo esquivaron a LA NACION y Clarín para evitar preguntas incómodas, al punto de despertar sonrisas hasta entre los voceros del Fondo. Y ya en su informe repartió elogios para Míxico, Brasil, Colombia, Chile, Perú y Uruguay, pero calló sobre la Argentina o la criticó por elevación.

"La inflación se aceleró, empujada por la elevada utilización [de la capacidad instalada de la industria] en algunos países y por los precios ascendentes de los alimentos y la energía", consignó en el apartado sobre Amírica latina. Párrafos despuís, se concentró en el país: "En la Argentina, aunque la inflación medida ha caído, la mayoría de los analistas del sector privado cree que la inflación real es considerablemente más elevada que la reflejada por los datos oficiales".

Los economistas del Fondo, apoyados por el staff del Departamento para el Hemisferio Occidental, que lidera Anoop Singh, tambiín destacaron que "las posiciones de cuenta corriente se espera que se debiliten más aún, y es probable que los ingresos de capitales privados se moderen con respecto a los muy altos niveles de 2007".

Pero fue la inflación, otra vez, el dato más notable. Si se toma en cuenta la tasa del 9% prevista para este año, el país figura entre los 50 países con inflación más alta del mundo, según los registros del Fondo. Pero si se computa una tasa del 20%, como sostiene la mayoría de los analistas privados, el pelotón sólo abarca a seis países: Irán, Myanmar, Etiopía, Ucrania, Seychelles y, en la cima, Venezuela (25,7% anual).

El Banco Mundial optó, directamente, por omitir a la Argentina de su análisis sobre el impacto de los crecientes precios internacionales de los alimentos en la región. Eso quedó reflejado en la tabla 29 de su presentación, en la que evaluó 16 países -Brasil, Míxico, Chile, Colombia, Venezuela y Perú, entre otros-, sobre la base de "datos nacionales" de cada país, pero no a la Argentina. Según explicaron, querían evitar preguntas incómodas sobre la inflación local.

#

#

Related Articles

Stay Connected

22,046FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -

Latest Articles