23.8 C
Capital

La importancia del desarrollo científico y tecnológico

Somos muchos, aunque no tantos, los que, desde hace años, insistimos en otorgarle a la ciencia la prioridad que le corresponde y los que consideramos que el desarrollo científico y tecnológico es una condición sine qua non para impulsar el desarrollo social y económico del país.

Somos muchos, aunque no tantos, los que creemos en la importancia de que nuestros niños y adolescentes realicen actividades científicas cotidianamente.

Somos muchos, aunque no tantos, los educadores, científicos, empresarios, periodistas y políticos que estamos movilizados para resolver los problemas estructurales de la educación argentina, asumiendo la importancia de la educación científica como parte esencial de la solución a los problemas históricos de la baja calidad de nuestra enseñanza.

Somos esos muchos, aunque no tantos, los que afirmamos que la enseñanza de ciencias es fundamental para que la producción científica y tecnológica alcance un nivel compatible con las necesidades sociales y económicas del país.

Para eso, necesitamos que la escuela despierte el interís del alumno por la ciencia desde temprano. Mientras tanto, hay una disparidad entre el desempeño de los estudiantes y los rankings mundiales de enseñanza de ciencias.

En la Argentina, las raíces de esa realidad están en las debilidades de la educación primaria. Se suman a este problema la falta de formación de los profesores de ciencias y la falta de infraestructura que permita trabajar en espacios adecuados para la investigación científica en las escuelas.

El ministro de Educación de la Argentina, Juan Carlos Tedesco, defiende la idea de que la enseñanza de ciencias debe estar en el centro de las estrategias de mejoramiento de la calidad de la educación para el correcto manejo del código científico y el desempeño productivo. Para eso se debe promover el aprendizaje científico. Debe ser un proyecto de sociedad, no una mera discusión pedagógica.

De acuerdo con el ministro de Ciencia y Tecnología de la Argentina, Lino Barañao, un modelo de desarrollo que tenga la ciencia y la tecnología como la base de la creación de riqueza requiere recursos humanos altamente capacitados.

"Cuando los conceptos básicos se presentan no como una imposición dogmática, sino como una respuesta a la natural curiosidad infantil, se establece una relación entre la interrogación y el placer asociado a la comprensión, que es la motivación básica de la investigación científica."

Según el informe de la Comisión Nacional Argentina para el Mejoramiento de la Enseñanza de las Ciencias Naturales y la Matemática (2007), "el desempeño ciudadano no puede ser concebido hoy sin una formación científica básica". Por eso, la Comisión incluye entre las acciones sugeridas "la presencia efectiva de las ciencias naturales desde los primeros años del nivel primario".

No sólo nosotros, en los países en vías de desarrollo, estamos preocupados por la necesidad de la enseñanza de las ciencias. En 2003, la Comisión Europea le encomendó a un grupo de alto nivel la realización de un diagnóstico sobre políticas públicas en el área científica. El estudio sostiene que para estar familiarizados con el rápido avance del desarrollo en esa área es esencial que la educación científica sea parte del currículo desde temprano; la enseñanza de ciencias debe ser una parte clave del currículo de la escuela primaria.

De acuerdo con los objetivos del Proyecto 2061, desarrollado por la Asociación Americana por el Avance de la Ciencia, "desde su primer día en la escuela, los alumnos deberían ser involucrados activamente en el aprendizaje del mundo de una forma científica".

¿Por quí todas esas fuentes, provenientes de realidades tan diversas, afirman la necesidad de dar pasos sistemáticos para incluir la educación de ciencias desde la educación primaria?

Porque así como los españoles no aceptan que España estí en el puesto número 31 del ranking entre los 57 países evaluados en el estudio PISA 2006 -realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE- la Argentina (51), Colombia (53), Míxico (49), Chile (40) y Brasil (52) tampoco pueden aceptar que eso vuelva a suceder.

Para ello, la solución es enfrentar, con una decisión firme, una realidad en que la inmensa mayoría de las escuelas sufre la falta de políticas integrales de educación, enseñanza de ciencias y profesores capacitados.

Por eso debemos ser muchos más los políticos, economistas, científicos, empresarios, periodistas, profesores y ministros provinciales de Educación y de Ciencia y Tecnología para que, juntos, formulemos e implementemos una política pública de enseñanza de ciencias para los próximos 50 años en la Argentina.

En definitiva, ¿quiín podría dudar, despuís de tantos argumentos, de que, antes de que sea tarde, la ciencia debe ser hoy?

El autor es doctor en Educación por la Universidad de Stanford y director ejecutivo de la Red de Información Tecnológica Latinoamericana (Ritla). www.jorgewerthein.com

#

#

Related Articles

La Cámara de Centros de Inspección Vehicular (CCVI) cumplió 30 años salvando vidas

Tanto el Convenio Marco, como la Resolución 417/92 de la STN que aprueba el REGLAMENTO PARA LA INSPECCION TECNICA DE LOS VEHICULOS DE TRANSPORTE...

Revista Tiempo Orgánico – Nº 47

Open publication - Free publishing

Stay Connected

22,046FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -

Latest Articles

La Cámara de Centros de Inspección Vehicular (CCVI) cumplió 30 años salvando vidas

Tanto el Convenio Marco, como la Resolución 417/92 de la STN que aprueba el REGLAMENTO PARA LA INSPECCION TECNICA DE LOS VEHICULOS DE TRANSPORTE...

Revista Tiempo Orgánico – Nº 47

Open publication - Free publishing