23.8 C
Capital

El kirchnerismo siguió cuestionando a Cobos

"Si Cobos impulsa su propio proyecto sobre las retenciones los Kirchner lo verían como algo inaceptable".

Voceros del kirchnerismo siguieron ayer criticando al vicepresidente Julio Cobos por "cortarse solo" en la convocatoria a los gobernadores en la discusión por el proyecto de ratificación del esquema de retenciones móviles que el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner envió al Congreso.

Ayer dos ministros se sumaron a la crítica del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, que el lunes había dicho "no entender" la iniciativa de Cobos de convocar a su despacho del Senado a los gobernadores de las provincias más afectadas por el conflicto.

"No entiendo el motivo de su gesto", hizo eco el ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández. "No me queda claro quí se buscaba con esa reunión, no termino de entender la decisión y no me parece conducente (…) las decisiones se toman en un solo lado y las encabeza la Presidenta", abundó el titular de Justicia. E insistió: "Las decisiones se están llevando a la práctica en el Congreso y están en la cabeza de la Presidenta, no en otro lado".

En tanto, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, otro connotado vocero K en el conflicto con el campo, dijo que Cobos "lo que hizo fue adelantarse al proceso parlamentario", aunque atemperó la crítica al señalar que el vicepresidente "es un hombre de la Concertación y tiene pensamiento propio".

En rigor, el poder K está todavía calibrando el castigo a aplicar a la conducta del vicepresidente. "Podía haber sido peor; no se inquietaron más porque chequearon que Cobos no se estaba reuniendo ni armando juego con nadie, que estaba jugando solo", señaló una fuente que conoce de cerca la difícil relación entre el ex gobernador mendocino y el núcleo kirchnerista.

Por eso, el trato no fue tan duro como el que los Kirchner le dieron a Daniel Scioli, cuando el entonces vicepresidente criticó, en 2004, la política de derechos humanos y planteó en público un aumento de las tarifas de los servicios públicos.

"Scioli se estaba reuniendo con la derecha peronista y con las empresas; estaba rosqueando", explicó la fuente. La respuesta presidencial fue durísima. Kirchner echó a un funcionario de Scioli del área de turismo, lo castigó con largas y públicas amansadoras en la Casa Rosada y no le habló durante varios meses.

En el Congreso, en tanto, la entonces senadora Cristina Fernández lo humilló públicamente en un par de ocasiones, diciíndole incluso que no sabía conducir las sesiones y no conocía el reglamento.

Cobos está todavía lejos de eso. Pero lo que de ninguna manera le toleraría el matrimonio presidencial es que en el conflicto agropecuario que se dirime en el Congreso fogonee un proyecto distinto al oficial; la ratificación del esquema de retenciones móviles.

La prueba ácida es un proyecto de la diputada Laura Montero, quien fue su ministra de Economía en Mendoza, que propugnaría un esquema que deje las retenciones efectivas a mitad de camino entre el nivel que tenían antes del 11 de marzo (35 por ciento en el caso de la soja) y el que tienen actualmente (más de 46 por ciento, según las cotizaciones de los últimos días).

"Se está tratando de encontrar una herramienta viable que solucione el conflicto en sí. Un proyecto cerrado no es la vía que necesitamos. Una ley es una herramienta normativa y un instrumento de política. La ley en el Congreso tiene que cambiar la realidad para todos los argentinos", señaló ayer Montero, quien dijo que a la larga su proyecto y el consenso que busca Cobos serán leídos en ese sentido.

Pero si Cobos insistiera en esa vía, los Kirchner ya no lo verían sólo como un vicepresidente con perfil propio -algo que ya alcanza para irritarlos- sino como algo inaceptable: una figura institucional que cuestiona sus decisiones.

El otro test que los Kirchner aplicarán a Cobos es la profundidad del diálogo que tenga con el cardenal Bergoglio, por quien tienen muy escasa tolerancia.

"Si a mí no me avisan ni participan de las decisiones del Gobierno, ¿por quí tengo yo que avisar las decisiones que tomo como presidente del Senado?" explicó Cobos a su entorno, para fundamentar su riesgosa movida.

Inicialmente, la incertidumbre sobre hasta dónde está dispuesto a ir el vicepresidente fue zanjada con el beneficio de la duda por el hecho de que los primeros en bajarse de la reunión fueron los propios radicales K, como el gobernador correntino, Ricardo Colombi.

Por eso la respuesta (en rigor, la advertencia) se limitó al "no entiendo" de los Fernández y Randazzo. Hasta ahora.

#

#

Related Articles

La Cámara de Centros de Inspección Vehicular (CCVI) cumplió 30 años salvando vidas

Tanto el Convenio Marco, como la Resolución 417/92 de la STN que aprueba el REGLAMENTO PARA LA INSPECCION TECNICA DE LOS VEHICULOS DE TRANSPORTE...

Revista Tiempo Orgánico – Nº 47

Open publication - Free publishing

Stay Connected

22,046FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -

Latest Articles

La Cámara de Centros de Inspección Vehicular (CCVI) cumplió 30 años salvando vidas

Tanto el Convenio Marco, como la Resolución 417/92 de la STN que aprueba el REGLAMENTO PARA LA INSPECCION TECNICA DE LOS VEHICULOS DE TRANSPORTE...

Revista Tiempo Orgánico – Nº 47

Open publication - Free publishing